• Investigadores descubrieron casi 500 construcciones bajo el suelo de Tabasco y Veracruz; abarcan 85 mil km2
• Varias de las edificaciones siguen lo que parece ser un calendario agrícola en la región
• En la investigación utilizaron el sistema de mapeo láser

No solo el área de cobertura, sino los lazos e intercambios entre los pueblos olmeca y maya en sus primeras etapas, eran más comunes y fuertes de lo que se pensaba hasta ahora, explicó Miguel García Mollinedo, del Posgrado en Antropología de la UNAM y colaborador del Proyecto Arqueológico Usumacinta Medio.
El investigador participó en el hallazgo de casi 500 centros ceremoniales en la zona de Tabasco y Veracruz, la mayoría construidos entre el 1100 y el 400 a.C., varios siglos antes del apogeo de la civilización maya en el periodo Clásico (250-950 d.C.), y presentados en la revista Nature Human Behavior.
Junto con Melina García, del Posgrado del Instituto de Investigaciones Antropológicas, García Mollinedo trabaja desde hace tiempo con el equipo de Takeshi Inomata, de la Universidad de Arizona y líder del Proyecto Arqueológico Usumacinta Medio, que descubrió los 478 sitios utilizando el sistema de mapeo láser aerotransportado o LIDAR (por sus siglas en inglés).
Y abundó: en el 2020 se publicó el hallazgo, por así decirlo, de Aguada Fénix y los sitios circundantes en la región del Usumacinta Medio, ahora lo que se presenta es el análisis del sitio, junto con el INEGI, de 85 mil kilómetros cuadrados que abarcan la región que se dio a conocer, así como el resto de Tabasco y parte del sur de Veracruz.

El descubrimiento, precisó el universitario, transforma la comprensión de los académicos sobre los orígenes de las civilizaciones mesoamericanas, en particular entre las culturas olmeca y maya, ya que muestra una serie de templos y sitios que están perfectamente orientados con un sentido posiblemente ritual.
Originalmente, agregó, algunos no creían que la alineación de los edificios tuviera un significado ideal, pero lo que se ha visto es que varios concuerdan con fechas específicas del calendario, por ejemplo en Aguada Fénix coincide con la salida del Sol el 19 de febrero, y Buenavista lo hace el 5 de marzo; es decir, similares con un calendario agrícola de febrero a octubre que cuenta los días en veintenas.
El proyecto, realizado en colaboración con el Instituto Nacional de Antropología e Historia y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, reveló patrones altamente estandarizados en las construcciones, los cuales incluyen plazas rectangulares delimitadas por líneas de montículos bajos, los cuales medían hasta 1.4 kilómetros de longitud.
“Pensamos que hubo una tradición compartida de arquitectura planeada y estandarizada entre estas regiones, aunque pudieron ser diferentes culturas, no estamos pensando que todos sean olmecas o todos mayas, y estamos intentando averiguar qué más se compartía, pero el reporte en Nature muestra que la tradición arquitectónica se extiende en toda la parte analizada”, precisó el investigador.
En el documento se explica que los centros fueron probablemente las primeras expresiones materiales de los conceptos básicos de los calendarios mesoamericanos, la mayoría ubicados en Aguada Fénix, que se encuentra en las tierras bajas mayas occidentales.
Pero los otros, que son muy similares al de Aguada Fénix, están diseminados en una amplia área, lo que sugiere que el prototipo de estos formatos estandarizados se desarrolló en el antiguo centro olmeca de San Lorenzo entre los años 1400 a 1000 a.C.
“San Lorenzo, que es uno de los sitios más antiguos de Mesoamérica, fue el diseño inicial, por así decirlo, pues comienza a ser habitado alrededor del 1800 a.C. y su auge llega al 1400 a.C., mucho antes de que en Aguada Fénix hubiera una primera ubicación, por lo que pensamos que éste inspiró al de Aguada Fénix 300 años después y lo que no sabemos es si este diseño viajó de la costa del Golfo a Tabasco o al revés”, detalló García Mollinedo. 
Si bien en San Lorenzo existía una organización jerárquica, como lo demuestran las esculturas de cabezas colosales, los sitios estandarizados encontrados en este estudio probablemente no tuvieron una marcada desigualdad social; al parecer se movían regularmente, por lo que vivían en cada sitio por un tiempo breve.
Los complejos estandarizados en esta área fueron abandonados después del 400 a.C., pero algunos de sus elementos fueron adoptados por los centros mayas posteriores, proporcionando una base importante para esta civilización.
Otro de los resultados es que uno de los sitios mapeados, ubicado en Pajonal (Tabasco), es una “réplica” miniatura de lo que hoy conocemos como La Venta, sitio que iba a ser excavado en 2020, pero debido a la pandemia se suspendió, informó el universitario.
La caracterización se realiza con un método no invasivo, pues se utiliza el sistema LIDAR, a través del INEGI, que puede efectuar mapas tridimensionales del suelo para la detección de las estructuras arqueológicas penetrando la vegetación.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.