Atentan contra La Ley General de Vida Silvestre Imprimir
Escrito por Administrator   
Jueves, 29 de Enero de 2009 13:42

Agencia SIEN / Adriana Reyes Calao
Buscan senadores a nivel nacional excluir el manifiesto de impacto ambiental a “aquellas obras que signifiquen el desarrollo económico y social de una región. Se pronuncia en contra Greenepace y ANPFFLT


 


Improcedente que una Ley establecida pueda irrumpirse, máxime al ser una necesidad la protección ambiental y del ecosistema, consideró el jefe de Proyectos del Área Natural Protegida Flora y Fauna Laguna de Términos (ANPFFLT) Carlos Alberto Gallegos Solórzano, ante la iniciativa de Rogelio Rueda Sánchez, senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) por Colima, para reformar el artículo 60 de la Ley General de Vida Silvestre (LGVS) con la finalidad de excluir el manifiesto de impacto ambiental a “aquellas obras que signifiquen el desarrollo económico y social de una región”. Greenpeace denunció que con esta iniciativa, nuevamente los manglares están en riesgo.

La iniciativa del Senador Rueda Sánchez pretende modificar la LGVS y vincularla con una reforma al artículo 28 de la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, con la finalidad de exceptuar discrecionalmente “del requisito de Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) aquellas obras y actividades en manglares cuya utilidad pública, y aportación al desarrollo económico nacional o regional, sean evidentes y manifiestos”; además de establecer esquemas de compensación, señaló el organismo mundial Greenpeace.

Instituciones y organismo avocados a la protección ambiental consideran, como el caso del ANPFFLT, que el requerimiento del MIA, es una política a nivel nacional establecida para el desarrollo sustentable y protección de los recursos naturales y el uso adecuado de ellos.

Gallegos Solórzano indicó que el MIA son indispensables en las elaboraciones y desarrollos de proyectos, ya que estas denotan la existencia de riesgos ambientales o que opciones se pueden brindar para que tanto el desarrollo económico y la biodiversidad crezcan de la mano. “Esta propuesta es improcedente por que se ha luchado en la creación de normas, leyes y reglamentos de protección ambiental” destacó.

Alejandro Olivera coordinador de la campaña de Océanos y Costas de Greenpeace México señaló, que es absurdo que se pretenda eliminar la MIA como requisito para cualquier tipo de proyecto en un ecosistema tan complejo como lo es el manglar, ya que esta determina el grado de afectación al manglar.

Desde que entró en vigor el artículo 60 de la LGVS, en febrero del 2007, se han incrementado las inversiones turísticas en México, así lo demuestra el padrón nacional de la Secretaría de Turismo, que en su reporte septiembre 2007-2008 reconoce un importante aumento de proyectos en destinos de playa como la Riviera Nayarit, Mazatlán, Acapulco, y Quintana Roo. En ese período las inversiones crecieron de mil 938 mdd en septiembre de 2007 a tres mil 291 mdd en el mismo mes en 2008.

“No hay pretexto para acabar con los manglares, estos están catalogados como especies en riesgo y ahora más que nunca son necesarios para combatir efectos del cambio climático y beneficiar a la pesca. Las dos iniciativas del PRI no deben ser aprobadas por el Poder Legislativo”, finalizó Olivera.