• Lo logramos con estudio y dedicación; nos cayó de sorpresa que tuviéramos los puntajes más altos
Fernando Corona Cabrera y Diego Alfonso Mendoza Flores son los alumnos de la Escuela Nacional Preparatoria (ENP) 9 “Pedro de Alba” y ENP 6 “Antonio Caso”, respectivamente, quienes obtuvieron los puntajes más altos en el examen del Concurso de Asignación a la Educación Media Superior de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México 2022 de la COMIPEMS, y están convencidos de que con los estudios que realicen en la UNAM contribuirán a reducir la desigualdad social y desarrollar investigación en Química o Física en beneficio de México y el mundo.

A sus 15 años de edad, Corona Cabrera obtuvo 127 respuestas válidas de 128. En entrevista relató que se formó en una secundaria técnica y comenzó a principios del año su preparación para el examen -de manera ininterrumpida- mediante dos cursos (uno presencial y otro a distancia).

“Soy de Ecatepec, Estado de México, y la verdad no sé qué piensen o qué tenga de especial esta zona, qué opinión tengan. Por lo que yo he vivido, por el perímetro en el que resido, no conozco a alguien que no tenga la capacidad de hacer lo que yo hice, quizá es esa mala fama que tiene este entorno, pero eso es completamente falso, al final cada uno es diferente y completamente indiferente del lugar donde reside. Solo somos personas normales”, subrayó.

Sobre destacar de entre más de 282 mil aspirantes, Fernando, comentó: “la verdad sí fue una sorpresa, yo no esperaba tener un puntaje tan alto, yo estimaba un resultado bueno, pero no así. No me enteré cuando se emitieron los resultados, sino en la mañana previa le enviaron un correo a mi papá y le llamaron por teléfono a mi madre, de la COMIPEMS, y ahí fue cuando caí en cuenta que había sido el máximo puntaje de todo el concurso”, relató el universitario quien inició el periodo escolar 2022-2023 el lunes 29 de agosto.

Comentó que estaba prácticamente convencido de que ingresaría a la escuela militar, pero constató las posibilidades que la UNAM ofrece y decidió buscar a la postre un lugar en la licenciatura en Economía.

“Estoy muy orgulloso de haberme quedado en la Escuela Nacional Preparatoria. La verdad con el confinamiento me sentí bastante a gusto, fue una oportunidad de aprender más de lo necesario, de lo que el año escolar requería”, consideró.

De acuerdo con Fernando Corona, lo que más le preocupa de México es la gran desigualdad social y eso es algo a lo que se enfocaría: a lograr que este fenómeno poco a poco disminuya.

Preparación constante

Diego Alfonso Mendoza Flores tiene 14 años de edad y obtuvo 126 aciertos. Cursó la secundaria en un plantel privado, y en entrevista aseguró que se preparó todos los días.

“Aunque fuera en línea ponía toda la atención que podía, y además en mi casa estudiaba, investigaba, incluso indagaba cómo era un examen de COMIPEMS, y sobre todo repasaba lo que ya había visto”, detalló.

Supo la noticia de ser uno de los más altos puntajes del examen cuando realizaba ejercicio. “Me marcó mi mamá y me avisó que me habían enviado un correo, así leí que había tenido 126 aciertos, después lo corroboré e imprimí mi resultado; estimaba salir bien, con mínimo 120 aciertos, pero si me cayó de sorpresa sacar un puntaje tan alto”.

Sobre su ingreso a la ENP 6, uno de los planteles con mayor demanda del bachillerato de la UNAM, dijo que las actividades académicas complementarias fue uno de los aspectos que más le atrajeron de esta escuela.

“Porque es la UNAM y porque es la máxima casa de estudios, además veo a la Universidad Nacional como una oportunidad para hacer intercambios con otras personas o tener una beca en otro país”, aseguró.

Para Diego Alfonso el periodo de confinamiento fue complicado, porque varios profesores -si bien tenían el equipo necesario- no podían interactuar de la misma forma, “y no se aprendió igual”.

“Siento que fue un reto para todo mi grado, en esa etapa busqué formas de divertirme en casa, pero siempre seguir aprendiendo. También me dedico a la práctica de los videojuegos, como el Subnautica, que es uno de los que más me gustan”.
Sobre su hoja de ruta académica, Diego se dijo convencido de buscar en unos años más cursar la licenciatura en Química o Física. “Investigar sobre todo lo que pueda, sé que suena un poco extraño pero tal vez se pueda descubrir otro elemento o indagar para el futuro tanto de México, como de todo el mundo”.

Recuperado: https://www.dgcs.unam.mx/boletin/bdboletin/2022_702.html

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.